SATE: el sistema líder en ahorro energético.

Gracias a su ahorro energético y a su responsabilidad con el medioambiente, el SATE se coloca como sistema líder. Aunque su utilización se lleva a cabo desde 1950.

SATE instalado en la fachada de este edificio en Urnieta, Gipuzkoa.

En ZERO+ somos conscientes de que tenemos que ser responsables con el medio ambiente. Además, ahorrar en el consumo energético es uno de nuestros principales objetivos. Es por ello que esta organización se dedica a instalar un SATE en cualquier edificio.


Cuando hablamos de cualquier edificio, nos referimos también a aquellos que son históricos. Aunque su construcción sea antigua. Por lo que logramos que mantengan su estilo o diseño original y que su valor aumente.
Para entender qué es el SATE es importante explicar el acrónimo: Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior. Consiste en amarrar varias placas aislantes a la fachada en cuestión de forma que se crea una envolvente sostenida con una cubierta exterior.
Es un procedimiento que cada día coge más impulso en las obras de viejos edificios que necesiten una rehabilitación. Y ¿por qué el SATE es tan importante? Debido a que mejora la eficiencia energética de los edificios, se ahorra económicamente y reduce el consumo de energía aproximadamente un 20%.


Este sistema es protagonista en obras por ser extraordinariamente eficaz: por ejemplo, el SATE es crucial también para proteger las viviendas de bajas y altas temperaturas haciendo la función de aislante definitivo.

SATE instalado en este edificio de Durango, Bizkaia.


En cuanto a los materiales del SATE, se mantienen líderes la lana mineral o de roca; el multipor; el corcho; el poliestireno o la fibra de madera. Es decir, hay varios tipos dependiendo de los materiales que se utilicen a la hora de instalarse:


1.- SATE con paneles de poliestireno expandido (SATE-EPS). Hablamos del sistema líder hoy en día y el que más se emplea. Una característica que lo diferencia es que cumple la función de ser transpirable e impermeable, junto a proporcionar aislamiento.
2.- SATE con paneles de poliestireno extruido (SATE-XPS). Es importante, pues es muy resistente en la absorción del agua; lo que evita el remonte capilar de la humedad del suelo. Además, tiene gran capacidad para resistir a impactos.
3.- SATE con paneles de lana mineral (SATE-MW). Este sistema viene como anillo al dedo para rehabilitar edificios rodeados de mucha contaminación acústica. Aislante del sonido y ventajoso cuando se trata de dar estabilidad a altas temperaturas.
4.- SATE con paneles de espuma fenólica. Su función consiste en aportar aislamiento térmico gracias a su espesor. Y que es muy útil en las rehabilitaciones gracias a su resistencia mecánica.
5.- SATE con paneles de grafito. Al igual que en los paneles de espuma fenólica, se caracterizan por su aislamiento térmico. Aunque con un espesor más pequeño o reducido.
6.- SATE con paneles de corcho natural. Consiste en un aislante 100% natural que colabora con el cuidado del medio ambiente. También, transpira el vapor del agua en la vivienda, aísla del ruido y asegura una mejora térmica.


Sabiendo todo esto, ¿a qué esperas para instalar un SATE en la fachada de tu edificio? ¡Consigue un menor consumo energético y revaloriza tu vivienda al máximo!

_____________________________________________
fuentes: blatem.com / intereconomia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.